Preguntas frecuentes

A menudo, antes de iniciar una terapia, nos embargan una serie de dudas comunes. En este apartado voy a intentar dar respuesta a algunas de estas preguntas frecuentes que a menudo encuentro entre mis pacientes.

¿Psiquiatra o psicólogo? ¿Cuál es la diferencia?

El psiquiatra es un médico con una formación específica en psiquiatría, es decir, está capacitado para diagnosticar los distintos cuadros de enfermedades mentales y su formación le permite administrar fármacos para tratarlos. Asímismo, puede hacer terapias no farmacológicas.

El psicólogo tiene una formación específica en psicología. No es médico y por lo tanto no puede recetar. Tiene una formación intensiva en entender la conducta humana, abordar problemas psicológicos con medios no farmacológicos y ayudar en la regulación de las emociones.

El psicólogo clínico, además de las atribuciones del psicólogo general, está habilitado para  diagnosticar y cuenta con tests y pruebas específicas para hacerlo. Está facultado para abrir un centro de psicología clínica y su formación incluye la atención a personas en centros hospitalarios.

La forma de funcionamiento ideal, es cuando los profesionales se integran en un equipo de trabajo, dónde el abordaje terapéutico se haga desde todos los puntos de vista, y donde la atención al cliente sea lo más personalizada posible, evaluando las necesidades objetivos terapéuticos, y donde se realice una supervisión para garantizar la excelencia del tratamiento.

¿Cuáles son los pasos en una terapia?

Cuando una persona acude por primera vez al psicólogo o al psiquiatra, se pregunta de que forma funciona, muestra cierta ansiedad ante la visita: ¿qué tengo que explicar? ¿Cómo será?

La primera entrevista es de suma importancia. Constituye la base de la relación terapéutica, y el cliente debe sentirse a gusto, para poder expresar de forma cómoda, que es aquello que le preocupa y cuales son sus problemas.

Después de esta primera visita, en algunos casos, puede resultar interesante realizar una exploración a través de tests o pruebas específicas, que ayudarán a delimitar el problema y que aportan mucha información acerca de la personalidad y del estado en que se encuentra la persona.

El siguiente paso, generalmente en la segunda o tercera visita, consiste en que el psicólogo hace una devolución del resultado de la entrevista y de las pruebas, en que comunica al cliente las conclusiones a las que ha llegado, formula las hipótesis del tratamiento y se establece un plan de acción. En esta sesión, se indicará si es necesario ayudar con medicación o algún otro recurso.

En las siguientes sesiones se irá siguiendo el plan de acción, que en todo momento se consensua entre el cliente y el psicólogo, y en muchas ocasiones se trabaja con tareas para efectuar en casa.

¿Cuánto dura una terapia?

¿Tendré que ir mucho tiempo al psicólogo?

La duración de la terapia dependerá mucho del tipo de problema que hay que abordar

Desde un modelo cognitivo-conductual, se concretan los objetivos, y se intenta que la terapia sea lo más breve posible.

Otra cuestión que suele preocupar es la frecuencia de visitas. Al inicio suele ser semanal, y en cuanto es posible, las visitas empiezan a espaciarse, con el objetivo de dar autonomía al cliente, fomentar la independencia y trabajar más en casa que en la consulta.

He oído hablar de muchas terapias diferentes


¿Cuál es la mejor?

Ciertamente existen muchas escuelas y tipos de terapia. El criterio de elección de una u otra dependerá mucho del tipo de problema, así como de la disposición temporal y económica.

Las terapias de corte cognitivo-conductual han revelado una gran efectividad, con resultados en pocas sesiones

Empar Pérez . Psicología clínica en Barcelona.

© 2019  |  Web desarrollada por La Coma Groga  |  Aviso legal